Un Estudio Básico sobre la Fe por Hugh Fulford

Un Estudio Básico sobre la Fe por Hugh FulfordUno difícilmente puede llegar al total entendimiento de los aspectos básicos del Nuevo Testamento. Asuntos como la fe, el bautismo, la gracia de Dios, etc., parecen ser de tal magnitud o significado que no parecemos ver algún día cuando nos sentíamos haber llegado a la profundidad de sus realidades o al limite de sus implicaciones.

El hermano Hugh Fulford de quien he vertido al Castellano algunos de sus muchos bien sazonados escritos por las pasadas dos décadas, escribió este articulo sobre La Fe en el verano pasado y lo comparte con muchos que así lo solicitan a través de su lista de contactos en el correo electronico. El también es un columnista de largo tiempo para la revista impresa: The Spiritual Sword (publicación cerca de cumplir medio siglo en circulación) y ocasionalmente también escribe para la revista: Gospel Advocate. El hno. Fulford tiene una experiencia de 60 años en la predicación y un abundante conocimiento de las Escrituras resultados de sus esfuerzos en estudiar, predicar, escribir e impartir conferencias especiales.

Para descargar el articulo de 2 hojas tamaño carta (llamada legal en algunos países) hacer clic en las letras de abajo.

Un Estudio Básico de la Fe por Hugh Fulford

Anuncios

Jesus es Juzgado por Pilato (El Juicio Romano) — Juan 18:28-19:16

Jesus es Juzgado por PilatoEl Juicio Romano de Pilato mas extendido es registrado por Juan. Los Sinopticos omiten mucho de los detalles que revelan las cortas pero significativas respuestas que Jesus ofrece al gobernador. Cuatro de las cinco preguntas de Pilato reciben contestación. Reservando su soberano derecho para no responder la última.

Al igual en el juicio Judio de Anás y Caifás, en el juicio efectuado por Pilato se cometen muchas irregularidades, además de injustificables injurias, azotes y burlas sobre Jesús. No obstante, el Señor permanece en un espíritu firme sin demandar las injusticias y maltratos abusivos que se cometen sobre Él, cumpliendo a través de su conducta serena la palabra profética “Por cárcel y por juicio que quitado;  y su generación, ¿quien la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido” (Isaias 53:8).

Para descargar el documento clic en las letras de abajo:

Jesus es Juzgado por Pilato — El Juicio Romano (Juan 18; 28-1916)

 

Clases de Creyentes en el Evangelio de Juan

Clases de Discipulos en el Evangelio de JuanCuando uno estudia el Evangelio según Juan, pronto saltan a la vista del estudiante casual: (1) Las Siete Señales, (2) Las Siete Declaraciones “Yo Soy”, y (3) Los Siete Discursos de Jesús. Conociendo este hecho, comencé a observar que también podríamos distinguir algo más relacionado con el numero 7, el numero de la perfección en los propósitos de Dios. De una vasta cantidad de Judíos que creyeron en Jesús podemos señalar : (4) Las Siete Clases de Creyentes en el Evangelio.

Resultado de un estudio detallado de varios años analizado este maravilloso evangelio, el “Evangelio de las Señales y la Gloria” comparto aquí un sermón que he predicado en 3 congregaciones. En la congregación donde laboro (Calle Magnesio, Cd. Valle Hermoso), En la Iglesia de la Colonia Rodriguez en Matamoros. Y mas recientemente en la Iglesia de la calle North en Brownsville, TX.

Por ahora distribuyo entre los hermanos que nos saludamos 2 calcamonias que son pegables  o bien pueden servir de separadores en la Biblia. Intentaré preparar las restantes dos para compartirlas. Es solo otra forma de mantener en mente estos bosquejos naturales que contienen algunos libros del Nuevo Testamento.

Para ver las proyecciones favor de hacer clic en las letras de abajo:

Clases de Discipulos de Jesús en el Evangelio de Juan

Para descargar la misma lección en PDF clic en las letras de abajo:

Clases de Discipulos de Jesús en el Evangelio de Juan

Contraportada

Contraportada, Los Profetas MenoresLa contraportada del libro: Los Profetas Menores por Jack P. Lewis. Con ella damos por terminado la version Castellana de este magnifico volumen sobre los profetas enviados a Israel y Juda antes del periodo Intertestamentario.

El hno. Jack P. Lewis tiene una serie de otros buenos libros que ha escrito a lo largo de su productiva obra como un escritor talentoso en la Iglesia de Cristo. Tengo la fortuna de tener la mayoría de ellos, incluyendo su Comentario sobre el Evangelio de Mateo en dos volúmenes por ACU Press (1984) volúmenes que son parte de la serie The Living Word Commentary. 

Enviaré una copia impresa de la version castellana de Los Profetas Menores tanto al autor, al hno. Jack P. Lewis como al ultimo editor, el hno. Sam Hester, de quienes obtuvimos amablemente los derechos concedidos para una publicación en formato digital PDF por primera vez en Español libre de venta.

Para descargar la portada clic en las letras de abajo:

Contraportada del Libro Los Profetas Menores

 

El Profeta Joel

El profeta Joel trata con una advertencia de Dios para su pueblo Judá con miras a producir un arrepentimiento genuino y una verdadera conversión en humildad y devoción. Los pecados

The Minor Prophets by Jack P. Lewis (3)

no son especificados en el libro pero pueden ser los mismos que otros anteriores profetas trataron. Aunque muchos consideran toda la imaginaria de las langostas, su devastación de las cosechas y la calamidad de sus efectos ser una mera alegoría, hay un llamado en las palabras mas compasivas posibles a “convertíos a mí con todo vuestro corazón… Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos; y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo” (Joel 2:12-13).

 

El profeta emplea imágenes bastante gráficas acerca del avance de las langostas “como un ejercito en combate” (2:4-5) “trepándose sobre los muros” y  asaltando las casas como “ladrones por las ventanas” (2:9). Los Judíos lamentan como esta plaga se apodera de las cosechas, de las casas y las ciudades fortificadas de los Judíos (1:3 al 2:11).  La rebelión del pueblo de Judá fue muy grande como para permitir que el pueblo sufriera esta severa devastación.  Como en las advertencias de resto de los profetas, los sacerdotes  y otros hombres de liderazgo habían participado en el descuido de la dirección de los Judíos (1:9, 13).

Pero Judá no es el único pueblo advertido, también lo son las otras naciones (3:1-14, 19). El libro cierra con una promesa de liberación tanto de la plaga como de un mayor castigo una vez que el pueblo se haya arrepentido y que Jehová more en Sion (3:20-21).

Para descargar la lección clic en las letras de abajo:

El Profeta Joel (Capitulo XIII)

El Profeta Abdías

The Minor Prophets by Jack P. Lewis (3)El pequeño libro de Abdías (el más corto de todo el Antiguo Testamento) contiene específicamente una profecía contra Edom. Este pueblo habitó el extremo Sur occidente de Israel, comprendiendo el area montañosa casi inaccesible gracias a su superficie acantilada de suelo rocoso hasta el limite con el golfo de Aqaba (hoy ocupado por el país de Jordania). Se estima que el profeta debió emitir su profecía alrededor del año 586 D. C. asumiendo que escribió en algún tiempo contemporáneo a Jeremías (Jer.49).

El mensaje es dividido en dos partes. En la primera se denuncia el pecado de Edom (vv. 1-14) declarando su iniquidad, y en la segunda, se describe la forma en que vendrá su pago debido a su proceder inaceptable ante Dios (15-21).

El pecado básicamente de Edom es la soberbia y la falta de amor por sus vecinos, especialmente por su hermano Judá. Por su posición geográfica, ellos se sentían muy seguros que ningún pueblo podía someterlos o invadirlos y por un largo tiempo aparentemente no hubo pueblo que los venciera. Arrogantemente desafiaban a todos diciendo: ¿Quien me derribará a tierra?” (Abdías 3). Una rivalidad entre Edom y Jacob (Israel) había surgido desde las entrañas de ambos (Gen.25:23). Sin embargo, los descendientes de Edom había menospreciado a los Judíos y en el tiempo cuando ellos los necesitaron para su entrada a la tierra de Canaan, los Edomitas les negaron la entrada (Num.20:17-20). Mas tarde en la historia, cuando los Asirios atacaron a Judá, los Edomitas se unieron en el saqueo de su pueblo en lugar de defenderlos (Num. 20:17-20). El profeta los acusa no solamente de falta de misericordia sino también de escarnio y burla cuando Judá fue atacada y saqueada “Pues no debiste tú haber estado mirando en el día de tu hermano, en el día de su infortunio; no debiste haberte alegrado de los hijos de Judá en el día que se perdieron, ni debiste haberte jactado en el día de la angustia” (Abdías 12).

La conducta de Edom, sin embargo, no había cambiado al paso de los años, El Salmista alzo también la queja contra ellos “Oh Jehová, recuerda contra los hijos de Edom el día de Jerusalen, Cuando decían: Arrasadla, arrasadla Hasta los cimientos” (Sal.137:7) El tiempo para su arrepentimiento se ha agotado. El profeta es enviado para declarar que viene “el día de Jehova” y les recuerda “como tú hiciste se hará contigo; tú recompensa volverá sobre tu cabeza” (Abdías 15).

Edom había elegido caminar en la altivez de su espíritu, en lugar de reconocer a su Dios, y por lo tanto, tarde o temprano expedientaría su quebranto. Cuando el tiempo llego Edom fue destruida y su territorio desolado.  “Antes que el quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu” (Prov.16:18). La misma regla aplica tanto para naciones como para individuos.

Para descargar el material clic en las letras de abajo:

El Profeta Abdías (Capitulo XII)

El Profeta Malaquías

The Minor Prophets by Jack P. Lewis (3)Justo antes de cerrarse el período de la revelación en el Antiguo Testamento, y de entrar el período del silencio, llamado también el tiempo Intertestamentario (que comprende alrededor de 400 años hasta la predicación de Juan el Bautista y el nacimiento de Jesús) aparece el libro profético de Malaquías. Aun en la Biblia Hebrea (Tanak) donde el orden de los libros y subdivisiones es diferente a nuestra Biblia Castellana, Malaquías ocupa el último lugar en un solo bloque de libros juntos designados en la Biblia Hebrea: “El Libro de Los Doce”. 

Se discute si Malaquías significa un nombre propio o se usa como un sustantivo común debido al hecho que la Version LXX (Septuaginta), la primera version Griega de las Escrituras Hebreas y  El Tárgum (La Version Aramea del Antiguo Testamento) no lo reconocen como un nombre propio. Es hasta el siglo II D.C. que algunos Manuscritos antiguos comienzan a reconocer a Malaquías como un nombre propio, es decir, el nombre del profeta que lleva su libro.

Debido a que Malaquías significa “mi mensajero”.  Algunos comentaristas creen que fue un mensajero “no nombrado” el autor del libro tomando como base la expresión “He aquí, yo envío mi mensajero” (Mal.3:1). Sin embargo, considerar al autor del libro como un “anónimo” no ésta en armonía con el resto de los profetas. El comentarista conservador de mitad del siglo pasado Edward J. Young observó correctamente: “Es mejor, considerar la palabra como un nombre propio, porque los libros proféticos no son anónimos, y sería extraño encontrar este libro ser una excepción” (An Introduction to the Old Testament, 276).

Un bosquejo simple del libro profético de Malaquías puede ser el siguiente: (1) El Pecado y Apostasía de Israel (Capítulos 1 y 2). (2) El Juicio venidero sobre los Pecadores y La Recompensa de los Justos y los que se Arrepientan (Capítulos 3 y 4). Un bosquejo más elaborado lo tiene Lindsey Warren (1) Las Acusaciones contra los Sacerdotes (1:6 al 2:9), (2) Las Acusaciones contra el Pueblo (1:2; 2:10 al 4:3), (3) La Advertencia contra el Impío y la Motivación al Justo (4:1-3). (4) Una Palabra Final sobre la Obediencia (4:5-6).

Tal como las visiones simbólicas caracterizan al libro de Zacarías, las preguntas retóricas caracterizan al libro de Malaquías. Hay Siete de ellas (1:6, 7, 8, 9, 10; 2:10, 14, 15, 17; 3:2, 8, 13,14) planteadas de una forma donde la acusación, la respuesta y la refutación a la respuesta son desarrolladas. Debido a la similitud de las amonestaciones contra la corrupción sacerdotal (1:6 al 2:4), el menosprecio indiscriminado hacia los estatutos de la ley de parte de los Judíos, (2:5-9), y la proliferación de los matrimonios mixtos con pueblos extranjeros (2:10-17); el libro de Malaquías se piensa ser contemporáneo aquellos de Nehemías y Esdras, quienes trataron con los mismos problemas religiosos entre el pueblo Judío. Y muy cercano a los tiempos de los profetas Hageo y Zacarias entre algún tiempo del siglo V A. C.

La mención de “tu príncipe” (1:8) hace creer que los Judíos estaban regidos por un gobernador Persa. Es digno de notar que Malaquías no contiene denuncias contra la idolatría, practica común de las naciones vecinas que recurrentemente había contaminado a la tribu de Israel y aun a la mas conservadora tribu de Judá. Sin embargo, los Judíos habían ido al otro extremo de su espiritualidad, al extremo de la apatía espiritual donde no les importaban los sacrificios requeridos de la ley y con una aparente complicidad con sus sacerdotes, estaban ofreciendo a Jehová “el animal ciego, cojo, y enfermo” (1:6-8). Muchos de ellos estaban haciendo lo mínimo que les requería la ley. De un tiempo como y bajo estas deplorables condiciones el profeta Malaquías enviado a declarar.

Una aplicación oportuna de la tarea descuidada de los Sacerdotes al ofrecer lo que los Judíos estaban presentando al altar con las condiciones espirituales de algunos Cristianos en nuestros tiempos, Lindsey Warren escribió: “Seguramente podemos aprender de este y otros pasajes que no tenemos derecho o autoridad para cambiar o ajustar lo que Dios ha establecido que debemos hacer. No únicamente debemos cumplir con los que Dios nos ha ordenado, sino hacerlo en la forma que Él lo ha especificado. Hay tentaciones que enfrentan todos los que son predicadores de las congregaciones locales para hacer aquellas cosas que complacerían a las personas bajo el alto costo de desagradar a Dios…. Si estamos trabajando para escuchar la alabanza de los hombres, entonces ciertamente nos hemos vendido por una recompensa increíblemente baja (Mat.6:5). Si nuestras metas son determinadas por lo que será agradable a las personas únicamente sin el verdadero deseo de seguir la verdad del Nuevo Testamento, entonces, no estamos sirviendo a Dios sino a nuestro propio ego” (The Living Message of the Malachi, 417; “Living Messages of the Old Testament, The Second Annual Lecturship, Memphis, TN. Octubre 23-27, 1977).

Pasajes prominentes que encontramos en este libro profético discuten el pacto matrimonial y el divorcio: (1) “Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado [“Porque el Señor está actuando como el testigo entre ti y la mujer de tu juventud” –NIV] entre ti y la mujer de tu juventud, [“la esposa de tu juventud”–ESV] contra la cual has sido desleal, [“has obrado deslealmente”– LBLA] siendo ella tu compañera y la mujer de tu pacto”[“la esposa de tu pacto matrimonial”–NIV] (Mal.2:14). (2) “Porque Jehová Dios de Israel  ha dicho que él aborrece el repudio, [“yo detesto el divorcio”–LBLA] [“él aborrece que sea repudiada”– RV 1909] y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales” (2:16).

El libro de Malaquías cierra con la promesa de la venida del profeta Elías cuyo celo y trabajo harían volver el corazón de los padres hacia los hijos y de los hijos hacia los padres (4:5-6). Una promesa de restauración espiritual que tuvo que esperar casi 400 años para su cumplimiento en la persona de Juan el Bautista. “Porque todos los profetas profetizaron hasta Juan. Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir.” (Mat.11:13-14).

Concluyendo una hermosa presentación hace 40 años el hermano Lindsey Warren escribió: “El libro es verdaderamente una advertencia poderosa para todos nosotros hoy. Es ciertamente un libro que debiera humillar a cada miembro del cuerpo del Señor que quiere verdaderamente ir al Cielo. Es un llamado a una consideración honesta a nuestras propias vidas bajo la norma de Dios, mas bien que bajo la nuestra propia… Que Dios nos ayude a despertar del letargo espiritual que caracteriza a muchas Iglesias y a muchos hijos de Dios — que podamos despertar hacia una verdadera respuesta al amor inquebrantable de Dios, reconociendo que algún día todos los hombres estaremos de pie ante Cristo en el juicio para escuchar las palabras que nos enviarían a al tormento eterno o a la bienaventuranza eterna (2 Cor.5:1-10; Mat. 25:31-46; Jn.5:28-29)” (Ibid, 417).

Para descargar la lección de Malaquías clic en las letras de abajo:

El Profeta Malaquías (Capitulo XI)